Casi Ángeles

Anoche no podía dormir. Pasé horas tirado en el sillón haciendo zapping entre los canales de películas y los de cocina, viajes y de vergüenza ajena (los de manualidades, bah). Hace semanas que no puedo dormir. Tengo una explicación patética y trivial para tal insomnio: hace exactamente tres semanas encontré en mi propia casa a mi (ahora ex) novio copulando como conejito con un rubio imbécil. Nunca sabré quién era (intriga mediante) pero por el solo hecho de cargar esa musculatura, bronceado y cara de modelito (PARECIA UNO DE LOS TEEN ANGELS POR DIOS SANTO!) merece el rótulo de imbécil. Y para mi (ahora ex) novio debería buscar un hiperlativo de imbécil. Pero con el mismo término suena horrendo. Así que diremos que sobre el sillón que estaba antes en este mismo lugar de mi living (el pobre termino siendo víctima de un exorcismo casi satánico, con cuchillos y fogarata ritual incluida) encontré, al abrir la puerta, un dúo de imbéciles. Garchando. Pornográficamente (recuerdo la pose, aunque quiera borrarla de mi mente la repaso una y otra vez hace 21 exactos días). Garchaban en mi sillón, el mismo sillón pulgoso que me ayudó a elegir en esa feria entre muchas chatarras, el mismo que usábamos de trinchera dominguera (con pantuflas y mate), el mismo en el que pasé horas estudiando, trabajando, rascándome… ¡lo qué sea! ERA MI SILLÓN!!! Descarados imbéciles. Él y su estúpido casi ángel.

Hace exactamente 21 días volvía del trabajo, como todos los días. Entre a mi casa, como siempre, cantando a los gritos (y feo, muy feo) pensando en poner el agua para mi té de merienda y rogarle a mi perro que me dé 15 minutos de tolerancia y hablándole lo superior y maravillosa que es su vejiga (se lo recuerdo a diario, por si entiende y cree que puede pasar más tiempo tirado como morsa al lado mío que paseando felizmente por las calles de mi barrio).

Venía pensando en mi rutina diaria que tan feliz me hace. Venía pensando en qué mierda linda es la vida, a pesar de mi maldito trabajo, a pesar de mis vecinos insoportables, a pesar del panorama que se vive en general, no?.. venís tan asquerosamente positivo. Y abrí la puerta. E inevitablemente giré la cabeza hacía la izquierda. Y, como en cualquier novela barata, dejé caer lo que tenía en la mano (si, debía ser un vaso que rompía en pedazos… yo tenía un llavero berreta de promoción) y lo miré a Max (si, mi perro se llama como Weber) pidiéndole una explicación. El gigante animal se abalanzó sobre mis piernas y empezó a jadear obscena (animal) mente. Hasta el perro estaba caliente en este recinto.

Cómo buen pecador mi (ahora ex) novio se pegó con la mano en la frente mientras el Teen Angel buscaba su ropa interior de colores de plaza serrano en bolas, ridículamente, y balbuceaba no se qué carajo (o puteaba al aire o me puteaba por cortarle el polvo). Mi (ahora ex) empezó a armar un discurso inentendible:

(ahora ex): “Juan… no te calentés… tomemos con calma esta situación… porque nosotros somos mucho, ¿entendés?… o sea, juntos, como que somos grandes. Y vos sabes que yo te re amo… igual él no es nadie… yo creo que…

Teen Angel: “ah! Ja! Ahora no soy nadie?”

(ahora ex): “bueno T****o, no es lo que quiero decir”

Teen Angel: “no!, pero reaccionás así… o sea… tipo… escuchate boloodooo”

Juanjo: “chicos, los dejo discutir tranquilos… en mi casa… vos imbécil con mi novio,  también, imbécil.. porque…”

Y no pude hablar más. Y me fui con Max por ahí. Sin rumbo. Me perdí lejos (creo que muy lejos) de mi barrio. Apagué el celular y caminé. Caminé. Y caminé hasta que las piernas me temblaron. Y no pude llorar. Estaba shokeado, creo. Ni una puta lágrima. Cuando volví a casa ya no había nadie. El muy cobarde tampoco. Me esperaba la soledad más atróz. Ese día. Y los que seguían.

Anuncios

5 Respuestas a “Casi Ángeles

  1. jajaja… teen angel… qué grande…

    te me sumaste en feisbuc?

  2. Yo lo escupo en la cara por ser cuasi teen angel y los dejo a los dos en bolas en la calle… y el que escribio arriba es mi novio… que obvio va a comentar cosas mas graciosas e inteligentes que yo…

    A ver como sigue…

  3. na te la puedo creeer! muy fuerte…
    ahora solo queda ponerle pilas y garra… q un par de “imbéciles” no te jodan la existencia.

  4. me lei casi todo tu blog, muy bueno, a veces la ficcion se parece mucho a la realidad.
    No vengo teniendo buenos dias ultimamente (me parezco al malhumorado de tu alterego en este momento) y leer tu blog fue una buena manera de distraerme. Se agradece.
    Seguire atento a tus historias.

    pd: a mi me paso de encontrar a mi ex con otra persona y la sensacion fue estar en una mala pelicula clase b, pero en vision 3D, je.

    abrazo

  5. Suena un tanto ficcionado, seguiré leyendo antes de dar un veredicto final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s