El Papelón

Si alguien me propusiera comenzar a asistir a Alcohólicos Anónimos, en este momento, creo que aceptaría. La cita de ayer (bueh, a estas horas anteayer) fue DE SAS TRO ZA. Y no porque el objeto Nº1 sea feo, o hable mal, o algún factor que lo haga menos atractivo. No no. La culpa fue mía. Del comienzo al final. Ida y vuelta.
La cosa no había empezado demasiado diplomática. Anteayer mi hermano (Tomás, una masa corpórea gigante, que se mueve por el mundo con dos o tres masas iguales que son sus amigos, y que se chocan y corren y se enciman unos sobre otros con una sola justificación: SON RUGBIERS) me pidió que fuera a entregar la llave del departamento que dejó hace unos días. La idea era que me encontrara con el dueño en el departamento vacío, hacía entrega en mano y me volvía sereno a mi casa.
Pues no, la idea mutó a esto: llego al departamento, me avisa el tipo de seguridad que Ricky Ricón (así le decimos con mi hermano) estaba llegando. No aparece Ricky, sino Ricky Ricón Jr., su hijo, que es… DIOS SANTO! ESTA BUENÍSIMO!. Bien, nos saludamos cordialmente, subimos al depto a no se qué, y luego descubrí que el no se qué, si lo sabía: terminamos revolcados en el piso frío del pequeño departamento. O sea que la entrega terminó siendo: COMBO 1: llaves + cuerpo de Juanjo. Por $0,50 usted puede sumarle una cita para la noche que seguía.
En primer lugar llegué media hora tarde. Salí tardísimo del trabajo, molesto por lo esclavo que me siento  algunos días y con ganas de tirarme en casa a tomar vino y dormirme con alguna película clase B en cable. Entre una  cosa y otra salí cinco minutos antes de la hora señalada, gasté una fortuna en taxi y me costó un huevo encontrar el lugar. El muchacho me esperaba a comer sushi (para una primera cita, SUSHI!… mhhh) en un resto top de Puerto Madero. La cara de Ricky Jr. Era una mezcla de tedio, vergüenza (la espera en un resto siempre te da como vergüenzita) y odio. Las cejas (hermosamente frondosas) estaban arqueadas diciendo: ODIO. Aparecí en el lugar lugar como si hubiera llegado de una maratón. Transpirado, con cara de desacierto, y buscándole sin prestar atención a la esbelta recepcionista que dándome con las tetas en la cara me decía “te están esperando por allá, holaaaa? Te estás esperando por…”. Cuando lo encontré a Ricky Jr. Me dirigí torpemente hacia la mesa, chocándome la siguiente lista de personas/objetos: una mesa, una silla, dos comensales, una camarera y una lámpara que nunca entendí por qué diantres estaba ubicada ahí. Logro llegar a la mesa y en lugar de decir “hola Ricky Jr., perdón por la tardanza” solté “Ay… hola… NECESITO UN TRAGO YA!”. Así empezó. Terminó peor.
Ricky Jr, supongo que intentó ser cordial, bueno, al menos no recuerdo porque, dado el ambiente, comencé con una seguidilla de sake, despreciando el vino carísimo que él había pedido, metiendo los rolls en cualquier lado, menos en el wasabi o la soja, y hablando UNICAMENTE de mi (ahora ex) novio. Repetí la escena con la que me había encontrado. Comencé con un discurso sobre el amor muy poco feliz y sobre todo todo hable, hableee HABLEEEEE MUCHO. Creía que si me tomaba unas copas y me relajaba (absolutamente todo lo contrario a lo que suelo hacer cotidianamente) iba a salir todo bien. Me había imagina una velada divertida, Ricky Jr. Y yo borrachos por la ciudad, contándo anécdotas divertidas y él diciéndome lo bello y gracioso que era yo.
Pues no. Terminé consumiendo más sake que la mitad del elenco de Kill Bill (los dos volúmenes) y actuando un papel descontracturado, cuando en realidad estaba actuando el papelón de mi vida.
La cita terminó sencillamente así: Ricky Jr. Inventa una salida con amigos, me da a entender que soy alcohólico, me mete (METE) en un taxi y vuelvo a pagar una fortuna de vuelta a casa. Y antes de cerrar la puerta lo único que dijo, riéndose, fue: “de haber sabido tus problemas (PROBLEMAS!) con el alcohol, te invitaba a tomar el té”.

Anuncios

2 Respuestas a “El Papelón

  1. Excelente!!!!!

  2. Dios mio, que papelón… y que cago de risa… a mi no me tocó eso de casualidad.

    Que buena onda Ricki Jr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s