Delivery

Al parecer mi actuación alcohólica y mi revoleo de rolls de salmón y palta ha sido efectiva y ahuyentadora. Día dos sin respuesta alguna. Y mi estado sigue intacto: domingo y sigo yendo de la cama al sillón, y del sillón a la cocina por insumos, y de vuelta al sillón. Hubo interludio de sábado a la noche. Sorpresiva y bastante incómoda: mi ex re apareció luego de 3 semanas (casi 4). Dado que seguía lloviendo torrencialmente decidí cómodamente ni pensar en bañarme, ni pensar en llamar a nadie para averiguar planes, ni mover un pie fuera de la puerta ni siquiera para alquilar una película (táctica vieja para sentir que un sábado a la noche “hice algo”). La nada misma que, de tanto en tanto (muuuchos tantos) me hace feliz. Llamé a mi mejor amigo “el Chino” para que me cociné lo de siempre y me lo envíe prometiendo buena propina para el pobre pibe que se empapara en bicicleta (lo de la propina siempre calma mi culpa y comodidad burguesas). Todo normal y pachorro hasta que sonó el portero. Pensé que el delivery se había olvidado de darme unos arrolladitos vegetarianos de premio por ser fiel cliente).

Juanjo

“Seeeeh?”

(ahora ex)

“Juan, soy yo”

Juanjo

“Si contamos cuanta gente se reconoce como sujeto independiente y puede saberse como un yo, estamos perdidos, no sabremos quién es usted”

(ahora ex)

“Dale tonto… me mojo”

Juanjo

“Dame una buena razón para que te abra”

(ahora ex)

“Tengo tres milkas aereados y una bolsa grande de rocklets”

Portero

“Ttttttttttrrrrrrrrrrrrrrrrrr”

Y el muy puto entró. El muy puto apareció como si nada. El muy puto se mandó a la cocina con la seguridad de los impunes. El muy puto me manipuló con un punto débil. El muy puto agarró su plato y se acomodó al lado mío, cambiando de canal la tele, eructando caseramente, puteando contra el canal de las pelis que pasaban doblada la peli de Bruce Willis que a él le gusta. El muy puto hizo como si nada hubiese ocurrido, como si estás casi cuatro semanas hubiesen sido un día, un par de horas. Y el muy boludo de Juanjo se quedó atónito mirándolo.

Anuncios

2 Respuestas a “Delivery

  1. … Y el muy boludo de Juanjo se quedó atónito mirándolo…

    la sintesis de la historia.

  2. qué poder de síntesis!

    seh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s