Celeste, siempre Celeste

Intenté que no me afectara, pero fue en vano. La repentina visita de mi (ahora ex) me partió en dos. Me hizo pensar que quizá esto de hacer casting de putos en pos de mi investigación y de lograr una pronta tipificación no es tan buena idea. Que mi hipótesis es estúpida. Que debería dejar de escribir esto. Que me deje de joder, bah. Y haga como si nada. Y que me victimize, delante de él. Que lo deje culparse y dar el discurso ese inentendible de la otra vez, eso de qué somos grandes juntos y no se qué carajo (debería preguntarme cuándo le entendí algo).

La visita de mi (ahora ex) me hizo creer que ya nada es igual, que por algo caí en el momento que caí. Que no sé qué somos juntos, pero estoy aprendiendo qué somos por separados.

Debo reconocer que, cuando lo dejé entrar, cuando lo vi actuar tan naturalmente en casa, pensé en agradecerle por haber vuelto. Porque en definitiva es la persona con la cual he pasado los últimos 7 años de mi vida. Pero algo ocurrió. Nos manejamos con un silencio mortuorio, casi respetuoso diría. Nos limitamos a mirar cualquier cosa que apareciera en el televisor y a comer como cerdos. Cosa que se acomodaba tan bien en el reciente pasado. Hasta que me miró fijo… con esos ojotes verdes… con esa sonrisa de dientes parejitos, con el colmillo un poquito torcido… con esos agujeritos en los cachetes… me quedé sin aire. Él también. Respiró y…

(ahora ex)

bbbbbberrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrp

(Sí sí. Me eructó en la cara.)

Juanjo

Qué fino!

(ahora ex)

¿no me vas a preguntar quién era?

Juanjo

Sos un imbécil

(ahora ex)

dale, si te morís de ganas Juan Andrea del Boca!

Juro que no lo mande a la reverenda **ncha de su madre. Lo único que hice fue quedarme callado un minuto (supongo que era “el minuto de silencio”) y comenzó un hermoso espectáculo de histeria de telenovela (cómo supongo él quería). VOLARON PLATOS, VASOS, PEDAZOS DE CHOCOLATE, UNA MACETA, UNA JARRITA PINGÜINO (fue la oportunidad de hacérsela mierda), UN PERFUME y todo lo que se me cruzó por el camino que marcamos desde el pacífico y romántico sillón, pasando por la cocina, la habitación, hasta la puerta en la cual, al cerrársela en la cara (literalmente… y soltó un “aaaahhhh boludoooo” que lo corrobora) pensé en lo maravillosa  que es la vida y sus múltiples señales. Putos, venid a mi. Investigation must go on.

Anuncios

Una respuesta a “Celeste, siempre Celeste

  1. Acabo de descubrir tu blog…. me esta gustando jeje ojala alguna vez tenga la oportunidad de lastimar fisicamente a MI (ahora ex) jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s