Del misterio y la guanaca

Cuando era chico las historias de misterio me encantaban. Podía pasar horas y horas sentado en el patio de casa leyendo libros que me ofrecían pasear entre pistas y preguntas para llegar a develar el misterio. Hoy me sentí dentro de uno de esos libros. De la manera más burda, por supuesto.

En principio Nicolás llegó media hora tarde a buscarme porque salió media hora tarde del trabajo. Así de simple. Cuando le toca laburar a la tarde, nunca sabe el horario de salida. Y es así de sistemático, si se atrasa 30 minutos en un lugar, por efecto dominó, aparece 30 minutos tarde en otro. Un misterio menos.

Llegamos al bar donde se festejaba el cumpleaños pensando que estábamos súper puntuales, cuando la cita parece que era una hora antes. Igual poco nos importó, la cara de “acabamos de tener sexo en el auto y venir a que nos morfen a comentarios una hora antes poco nos importa” creo que dejó por sentado la relevancia del hecho.

Las risitas socarronas de las cotorras mariconas me incomodaron de entrada. Me sentía observado. Muy observado. Sentía ojos por todos lados. Se acercaban bocas a orejas jugando los juegos olímpicos de chusmas 2009. Y segí tratando que me chupe un real huevo. Dada las circunstancias hice mi salto olímpico a la barra a pedir un gin & tonic, para arrancar suave. Y no irme al carajo (me ofrecieron sake y agradecí elegantemente… si supiera este pibe lo escandaloso que me pone la bebida oriental, me abandona en 10 minutos, pensé). Por qué tenían esas caras, era el nuevo misterio a develar.

Nico me empezó a presentar muy gracioso como “la nueva víctima”. Y ahí me puse del orto. ¿VICTIMA? El chiste les causaba a todos. De alguna manera a mi no me hacía ni cosquillas.  No se si nadie había leído el diario como para comentar lo que había pasado en el día o qué, pero las cotorras mariconas (sobre todo la cumpleañera) se empeñaron en comentar anécdotas, en lugar del cumpleañero, de mi futuro “algo”. Y no anécdotas patéticas vacacionales, o de oficina, o de cualquier tema… menos de SUS EX. Lo gracioso era hablar de su pasado (oculto para mí) Nico tiene ex, muchos, pero MUUUUUCHOS EXS. De los cuales, el 70% estaban en ese recinto. Las cotorras mariconas se estaban deleitando ante lo que ellos ya habían padecido. El muchacho debe tener una afición a las aves parlantes, pues se hacían comentarios de lo más burdos como quien se cuenta que a la mañana optó por té, en lugar de café. Nico hablaba muy cómodo en ese ecosistema de adolescentes plumíferos. Contrarrestando los comentarios brillantes que en la fiesta de la marcha del orgullo le había escuchado decir. Conversaciones  tales como “igual en la competencia de acabadas, entre Oski y el Colo… gana la Marquitos” y “la” Marquitos gritaba “aaaaaaaaaaaaaahhggghhghghggagaga (una especie de graznido horrendo e insultante al género femenino, si eso es lo que emulaba) ¡total total!, te escupo como guanaca shho!” lo que leen. Sin anestesia. Sin respeto por el prójimo que (obvio) de esas cosas sabe, pero bien guardadas en la esfera de lo privado están.

Nico se estaba comportando como un pelotudo. Y yo no tenía ningún derecho a decirle nada, porque en definitiva no somos nada. En una semana es obvio que no sos nada. Y en esa fiesta yo no era nadie. Estaba agarrado al vaso, jugando con la rodaja de lima y los hielitos, tirado en la barra. Patético. Estaba patético. Y Nico se divertía con las cotorras, negando con el cuerpo aquello de “no me animo a ir solo”.

Hasta que se acercó a la barra una cotorra solidaria (creo que deben ser como Los Pitufos, todas deben tener un rol ahí dentro, la perezosa, la putona, etc etc etc) y me dio la llave para irme: “parecés buen pibe. Él también, zeguro, pero ez perverzo… en una zemana te vaz a zentir  zu  mucama. LITERALLLLMENTE”.

Agarré mi saco y salté de la entrada de un bar a un taxi que pasaba. Hay 18 llamadas perdidas en mi celular. Hoy es mi día franco de la investigación, necesito pensar.

Anuncios

4 Respuestas a “Del misterio y la guanaca

  1. al final tenía la lengua suelta y el culo blandito!
    malísimo ese pibe.
    no te estanques en la investigación, TENGO que seguir leyendo tu blog compulsivamente.
    yo te tengo fé, para mí llegás a los 100.
    hay que descubirir una manera de deschavarlos mas rapido asi no perdés el tiempo.
    un beso,
    SIMONA

  2. ¡Es MUY bueno tu blog!

  3. Como dice Simona! Este ya caducó, develó el estereotipo muy rapido. Forzalo un poco mas para armar el perfil de informe y a la garcha.

    Si a la garcha loco.

  4. Hasta que se acercó a la barra una cotorra solidaria (creo que deben ser como Los Pitufos, todas deben tener un rol ahí dentro, la perezosa, la putona, etc etc )

    Por favorrrr…. es demasiado bueno… obvio nico no… el relato por supuesto! Ya ta evidentemete uno menos…. ahora para para para… que tendra tan de cierto todo lo que dicen estas pequeñas mariconcitas? mmm bueno vos sabras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s