Los 3 pasos hacia . . .

…vaya uno a saber dónde. La felicidad es inalcanzable, así que no seré pretencioso. Del 30 al día de la fecha (ya dije feliz año como comentario, así que no haremos alusión a eso) todo sucedió en tres grandes (y positivos) bloques. Pensé que mi vida se iba a complicar horriblemente y que íbamos a a estar toda esta semana debatiendo acerca de mis frustraciones y desencantos y males familiares. Pero no.

 Parte I: “de mi madre y su pedo cósmico”

Si hay algo que no nos corresponde a mí y a mi madre es la privacidad. Es imposible (y está más que comprobado) que por una cosa u otra nunca podemos charlar solos. Siempre termina alguien al medio. Esta vez me citó para intentar convencerme una vez más de ir a su casa el 31 a la noche. Cosa estéril desde hace años, nunca puede convencerme. Como segundo tema, obviamente, tenía a mi (ahora) ex, pero como la censuré de entrada no le quedó más que contarme que en breve el muy imbécil se va de viaje. Insistí con que no me contara. Pero me adelanto que en breve voy a tener que ser partícipe de ello. Sigo ignorando el dato. Y como último tema, como frutilla del postre, mi madre me sorprendió con algo  muy agradable: SE VA CON MI PADRE DE VACACIONES. Por supuesto, no quise interiorizar en el tema, aunque ella destilaba detalles e intentos de comentar como terminaron cuando todos nos fuimos el 24. Mi padre apareció en medio de la charla, con Martina mi hermana con cara de felicidad ambos. Todos parecían contentos con las nuevas tomas de decisión. Así que decidí no dejarme apabullar, no darle cabida e irme en son de paz.

 Parte 2: “Acerca de fiestas y buen comportamiento”

Ante la invitación de Santino de recibir juntos el año venidero con sus amigos me puse a pensar en qué debía hacer, pues la verdad es que el comienzo de un nuevo año para mí siempre ha sido importante. No es que espero la fecha con una ansiedad incontenible, pero me gusta festejarlo. Cuestión que me organicé debidamente, hablé con el muchacho en cuestión y creímos conveniente cenar y esperar las doce cada uno con sus amigos y luego congregarnos en algún lugar en común.

Yo por lo pronto la pasé de maravilla con Inés, en su bella morada, junto a un montón de amigos. Como nunca, me puse serio (“careta” según mis amistades) y medí las copas y demases ingredientes que siempre abundan en nuestras fiestas. Como diría mi tía, me porté como un señorito inglés.

Luego de decidir usar nuestras piernas y dejar de rezar por un taxi milagroso movimos todos a nuestro boliche de referencia, en el cual la música es maravillosa y prácticamente nos sentimos como en casa. Allí apareció él, con sus amigos, que no tenían absolutamente nada que ver con el lugar. Las caras de todos eran como si estuvieran en el lugar bajo amenaza de muerte. Era claro que Santino estaba haciendo un gran esfuerzo por estar ahí. Claro, nunca le pregunté ni qué música escucha, ni si le gusta salir, ni siquiera qué onda sus amigos. Nada de nada. Allí me percaté que, por más bello y atento que sea, sigue siendo un poco un desconocido. Así que en medio de la fiesta decidí tener piedad de él y retirarnos. Mintiendo, claro

Juanjo

“Santi, vamos…”

Santino

“pero estás disfrutando, no hay drama”

Juanjo

“Tu cara también… dale, vamos”

Santino

“¿No te jode?”

Juanjo

“Dale, vamos…”

 

Parte 3: “De propuestas e inseguridades”

Cuando nos retiramos del boliche, lo más cómodo fue ir para su casa, pues quedaba relativamente más cerca que la mía. Llegamos y empezamos nuestro propio brindis. Y no detallo más porque, ahora que lo veo con distancia, puede llegar a sonar meloso casi vomitivo. Estuvo todo más que bien hasta que me hizo la propuesta temible. Aquella que modificaría mis (no) planes. El tópico que discuto con amigos hasta para terminar haciendo lo que se me canta. Me pusé en pelotudo y no le pude responder nada, más que evadir el tema haciéndome el gracioso. Y provocando un enojo, claro.

Santino

“Yo se que podría ser muy apresurado, pero…”

Juanjo

“Nos tenemos que ir a Usuahia para eso”

Santino

“Estaba pensando en la costa”

Juanjo

“Pero en la provincia está compleja la mano, todavía”

Santino

“Bueno, Cariló es tranquilo”

Juanjo

“PERO DESDE CUANDO LOS HOMOSEXUALES SE PUEDEN CASAR EN CARILO?! POR FAVOR!”

Santino

“Ufff.. lo hablamos mañana…”

Anuncios

7 Respuestas a “Los 3 pasos hacia . . .

  1. Te pusiste cagón.

  2. ¿qué pasó?
    Juanjo si te arrepentís te vas a arrepentir. Besos.

  3. Juanjo, hace un tiempito que leo tu blog, llegué desde el blog de La Peleadora. La verdad que me gusta como escribís, me parece una buena historia (un poco de verdad ficcionada supongo) y bien contada. Te sigo leyendo, exitos!

  4. ehhhh?? no entendi muy bien, pero estamos todos locos? jajjaj

  5. escribis rarisimo. me gusta =)

  6. me muero muerta! andate a la costa con el desconocido… es mejor plan que…. quedarte en tu dpto con el puto navideño!

  7. cariló es conchetisimo.com
    pero qué va… son vacaciones, ponele onda torlo.
    (no sé por qué todos tenemos que dejarte mensajes aconsejándote, dios que salames somos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s