Viaje a Drogolandia Parte I

Iba a comenzar diciendo que fueron las vacaciones más reveladoras de mi vida. Pero suena a algo demasiado dramático. Lleno de suspenso… cosa que no va a haber. Al menos en el comienzo de las mini vacaciones. Sencillamente fue un fin de semana de playa, en el cual conocí a un montón (MONTON) de gente estúpida, descubrí que el supuesto amor de mi vida (juro que iba en carrera) (aunque no les haya dicho nada) tiene un pequeño problema con las drogas (detallito… cocainómano, bah…), caímos en un hostel decadente (la ventana de la puerta estaba cruzada por dos tablas clavadas (tipo casa abandonada), terminé incinerado por el sol, tuvimos un mimosea extraño con policías de la zona costera y salvo por los momentos de intimidad en los cuales había demostraciones de amor, el fin de semana me hizo sentir miserable. En principio la propuesta fue irnos con sus amigos de vacaciones a Cariló. Yo me negué a dos cosas: ir con sus amigos y a Cariló. En medio de las idas y venidas Santino me demostró que él era quien mandaba en su manada, y ante mi negativa a ese pueblo de fantasía/country con mar hizo un brusco cambio de planes y movilizó a todos a… San Bernardo (¿?). recién ahí la idea me empezó a seducir. Y semejante muestra de afecto tenía que dar un sí como resultado. Así que el viernes a la mañana partimos hacia la costa argentina en busca de unos días de relax y conocimiento mutuo. El viaje fue tranquilo, escuchando buena música, mates y… lo típico cuando se viaja en auto. Me llamó poderosamente la atención su necesidad de parar en dos estaciones de servicio “al baño”, pero el mate puede ser diurético, así que no sonaba tan extraño. Lo raro era la necesidad desesperada por bajarse del auto. Cuando llegamos empezó la odisea por encontrar el hostel (si le poníamos onda llegábamos a un hotel hecho y derecho, nunca entendí la necesidad de lo precario). Una vez allí nos dirigimos a la administración para avisar que la reserva había llegado. La reserva Santino la había hecho para “una pareja”. Pero parece que no éramos lo que el dueño esperaba:

Santino
“Hola! Te hice una reserva esta mañana. A nombre de Santino B********”
Dueño
“Pero… son dos muchachos…”
Juanjo
“Uy… dios…”
Dueño
“Qué embrollo! Entendí mal chicos! La habitación es para una pareja! Tiene cama grande… no tengo otra cosa”
Santino
“Jejeje… todo bien.. Nos arreglamos igual”
Dueño
“Mil disculpas! Les muestro”

Algo que me llamó la atención fue la negación (o ignorancia) (u homofobia contenida) del señor, pues en ningún momento se le pasó por la cabeza que estos dos cuerpos podían llegar a tener sexo en la cama de su habitación matrimonial. La disculpa constante por lo ocurrido nos persiguió los cinco días que estuvimos hospedados en su humilde (lo más paupérrimo de la expresión) morada. Que la cocina fuera compartida no era problema. Que el baño fuera ínfimo, tampoco. Que el bidet brillara por su ausencia, molestaba un poquito. Que hubiese sendas telas de araña por cada rincón del recinto me ponía más fóbico de lo que soy; en el sur que todo se justifica con lo rústico, vaya y pase, en la costa no. Mi cara fue de decepción. Me habían prometido un lugar bonito. No eso. No me estaba enojando con Santino. No directamente…

Anuncios

8 Respuestas a “Viaje a Drogolandia Parte I

  1. Ay!!!! Juanjo ¿decepción? qué garrón, espero la segunda parte. MIerda ¿por qué aunque sea una cosa en la vida no puede ser perfecta? Besos.

  2. Por que es mejor así.
    Tareas para el hogas:
    Terminar esta historia.
    Tipificar al NP.
    Tipificar al Chongo-ResfrioBoliviano

  3. suele pasar, uno espera otra cosa. un beso

  4. Lueege calmaos… sigo casi de vacaciones… y cuando tomo vacaciones es un estado muuuuy general.

    Sí chicas, decepción, peeeero no… es algo raro.

  5. buuuuuuuuuuu…. bueno pero habiendo buena compañia, dpnde repoces tu cuerpo pasa a ser un detalle no? Fuera al cocainomano… a ver si se violenta y te golpea…. jajaja

  6. Soy tu agenda para cuando retomes ciclo lectivo.

  7. Se llama “Decepción”.

  8. Bueh… debería reconocerlo. Pero una parte mía tiene ganas de negar y hacer de cuenta que no estoy decepcionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s