Viaje a Drogolandia Parte III

La primera noche que salimos con Santino y sus amigos hice el esfuerzo sobrehumano de comportarme cool, de hacer de cuenta que entendía sus códigos. Hice el esfuerzo de no ponerme de mal humor por algo que lo ameritaba. Pero fue imposible. Santino no confesaba y creo que eso me estaba volviendo loco. Sentí sonidos dignos de una aspiradora de esas que limpian los supermercados. Sentí conversaciones de este estilo:

Kate Moss Tercermundista
“Saaan (SAN) ¿hiciste reserva?”
Santino
“Sí, reservé en un resto nuevo”
Kate Moss Tercermundista
“Uy… ¿y la comida será buena?”
Santino
“Según dicen sí”
Kate Moss Tercermundista
“¿Y cuántos lugares?”
Santino
“Encarg… Reservé 10 lugares, ¿estará bien?”
Juanjo
“Chicos, todo bien, pero ¿quién más viene? Porque somos cinco che”
Santino
“Juanjo ¿no vas hasta el auto a buscar mi teléfono, me lo dejé”
Juanjo
“…”

La primera noche jugué a concursar al más boludo de la costa 2010. La segunda me la pasé hablando por teléfono con Inés, comentándole la situación. Obviamente mi querida amiga me sugirió (en textuales palabras) “andate a la mierda de ahí”. Y supuse que era la mejor opción. Que puedo ser muy abierto con muchas cosas, pero hay cosas que me superan. Hacé lo que quieras con tu vida, pero no me subestimes ni me tratés como a un niño. Así que el domingo, repentinamente, mientras Santino me pasaba gel pos solar (solo un imbécil como yo se aplica gel pos solar cuando ya se incineró por completo) enfrenté la situación.

Juanjo
“Che, me voy hoy”
Santino
“No! ¿por qué? La estamos pasando bárbaro. La noche de ayer estuvo buenísima, desyunamos en la playa, nos cagamos de risa. La estamos pasando bien Juan…”
Juanjo
“Desayunamos vodka Santi, y nadie se reía. Estaban todos duros!”
Santino
“Ehmmm…”
Juanjo
“No soy pelotudo. Y está todo bien con vos. Te adoro. Pero tus amigos no me caen bien. Y vos no me caes bien con ellos. No estoy cómodo. Decime las cosas como son y me quedo”
Santino
“No te puedo dar explicaciones. No dá. No todavía. Okay, lo reconozco, tengo mis debilidades. Pero puedo cambiar. Vayámonos juntos”
Juanjo
“Dijiste que la estás pasando bien. Divertite y vemos que onda en Buenos Aires. Acá yo ya no tengo que estar. Hice un esfuerzo sobre humano para no enojarme, pero siento que en cualquier momento le pego a tu amigo, o le digo alguna maldad a tus amigas anoréxicas…”
Santino
“Entiendo. Vamos”
Juanjo
“Quedate. Nos vemos allá. Quiero estar solo. Dejame pensar y vemos. ¿Sí?”

La conversación no fue más que eso. El no sabía como justificar sus “debilidades” y yo quería estar acá, en mi casa, encerrado con el aire acondicionado, mirando la colección de Hitchcock que nunca terminé y mentalizándome para volver al trabajo.
Armé mi bolso y  salí a la Terminal a buscar pasaje de vuelta. Prácticamente lloré para que me vendieran un pasaje en un servicio que estaba sobrevendido, o de dudosa comodidad. No me importaba nada. Quería dejar de que me cerraran la puerta del baño porque se estaban drogando. O que me excluyeran de una conversación porque estaban hablando de transas, gramos y divisiones (me reí cuando dijeron “frula” y me miraron punzantemente como si fuese un subnormal.. ¡era gracioso el término!). O que 12 de las 24 horas del día giraran en torno a eso. Andar en el auto de alguien pasado. No disfrutar un lugar porque había que ir a pegar o revender (es todo un negocio che… me desayuné bien de cerca). Me dije basta y volví. A mi soledad. Mi entrañable soledad.
Me llamó después de dejarme en la Terminal. Me llamó cuando estaba en la ruta. Me llamó cuando estaba en Retiro. Y me llamó toda la semana. Su única propuesta es arrancar de cero. Otra decepción más. No sé qué hacer.

Anuncios

15 Respuestas a “Viaje a Drogolandia Parte III

  1. que se vaya a cagar!

  2. El otro día se nos escapó un comentario con la palabra “frula” adelante de la sobrinita de una amiga. La nena empezó a gritar “frulaaaa” con los brazos en alto, a carcajadas. Sí que es graciosa esa palabra!!! jajajajaja

  3. bueeeehhh

    monumento a la paciancia para tí. Santino, un pelotudo importante.

    y te sigo en el sentimiento de la palabra “frula”. jajaja. totalmente graciosa.

    sigas bien, juanjo. =)

  4. I Agree with Simonita la pibita.

    La verdad que el loco ese, tendra un cariño absoluto, pero c’mon!!! Ya estar enterrado en chanchuyos de compra y reventa, romper la vida entera festejando exageradamente y casi casi que nocivamente.
    No se Torle, igual, la posta la tenes vos, pensa cuanto podes querer estar con alguien así, adaptarte a su mundo, o “esperar” a que cambie.

    Que se yo, hay tanta gente copada y cariñosa…

  5. Juanjo no quiero ser mala onda con vos, pero mi experiencia (uno sólo puede hablar por su experincia propia) es que la gente, por más quelo desee y lo intente, no cambia. Besos y cuidate.

  6. me dejás dura con tu historia..jajajaj
    mi opinión es que lo dejes ahora antes de estar más involucrado,porque va a ser peor.. un beso!

  7. DURIIIIIIIIIIISIMOS! jajaja

  8. Santino se pasó de la raya y frula madre que lo fruló…Aparición con vida de NP

  9. bueno, uno + para la lista.

    Pasemos al siguiente.

    Este ya fue.

    Demasiado quilombo y, creo yo, no vale la pena meterse en semejante baile.

    ¿ O si, Juanjo?

  10. Joven Torlo, si no le es mucha molestia, le tiro un link para que agregue en su blogroll, es un corto que estamos haciendo.

    bugscoat.blogspot.com

    graciele

  11. Pero esto que es, estimado Lueege? Una web de clasificados?!

    Por ser usted, ahí tiene, directo al roll de blogs (y no de sushi) (mmmhh…)

    Estoy tratando de coordinar palabras con una resaca universal…

  12. Huevo cruda, 3 patas de pavo, y el pico de un pelícano leproso, licualos en vodka, y tomalo tibio del sol. Eso te saca la resaca

    Domo Arigato =D

  13. ay nooooooooo….. mas tristeeeee!!! cagalo a trompadas, yo haria eso…. si si

  14. (poniendome al día con la lectura) No quiero ser la idiota que esboza: -“yo te avise” era demasiado perfecto para ser real!!!!!…

  15. Boh, yo hubiese aprovechado hasta el final de la aventura del viaje ese, total, no perdía nada. Pero debe ser que ya estoy acostumbrado a conocer gente drogona (y dentro de todo me caen bien).

    Eso si, luego de las vacaciones, chau Santino. Jamás una pareja cocainómana. Tampoco tengo tanta paciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s