Chance

Después de semejante día, el encuentro con Santino no fue de lo más agradable que digamos. Lo último que necesitaba era, en principio, esa frase violenta en la puerta de mi casa, como si me fueran a secuestrar por haberme desaparecido. Tenía la cara desfigurada. Se notaba que quería verme. El problema es que no quería verlo a él.

Así y todo lo invité a pasar (se había invitado solo, de todas maneras) y ni bien entró empezó con su discurso new age de recuperación express. Yo estaba atónito, no creía que me estuviera diciendo eso. Que me incluyera en su supuesto cambio tan necesariamente.

No pude darle una respuesta a lo que estaba hablando. Me pedía mi opinión. Me pedía que diga sí. No sé qué me pedía. O no entendía bien. Evadí el tema unos minutos ofreciendo un refrigerio que me diera un mínimo tiempo para pensar. Se suponía que, después de la fiesta en la que conocí a Bruno, las cosas me habían quedado en claro. Pero verlo otra vez me confundió.

Santino

“¿No vas a decir nada?”

Juanjo

“Me siento la enfermera que sacó a Maradona de la cancha en el ’94”

Santino

“Jajaja… algo así, no?”

Juanjo

“Por primera vez voy a decir esto”

Santino

“Ay…”

Juanjo

“Me gustas. Me gustas mucho. Creo que lo sabés. Pero no se cuánto derecho tenés a pedirme que sea tu enfermera anti dopping”

Santino

“¡No te estoy pidiendo eso!”

Juanjo

“Sí, lo estás haciendo. No tenés nadie coherente al lado tuyo que te ponga media pila para cambiar. Yo no estoy muy cuerdo que digamos tampoco… pero el tema es cuánto me corresponde estar al lado tuyo… o cuánto me bancaría en tu supuesto camino a la purificación de tu alma y blah blah blah”

Santino

“Te quiero”

Juanjo

(en su cabeza) “LA GRAN PUTA!!! YO TAMBIEN!!! SOS HERMOSAMENTE SEDUCTOR Y ME CAGO EN MI…”

(en voz alta) “Querete a vos… que se yo… vos crees que comiendo distinto vas a dejar todo lo que te estás metiendo?”

Santino

“Intentémoslo, porfa… Tenés derecho a cagarme a trompadas si no ves cambios”

Juanjo

“Te vas a enterar si no veo cambios. Estoy confiando en vos. Sabelo”

No me pregunten por qué… pero sentí que esta era una buena oportunidad para demostrarme cuán pelotudo puedo llegar a ser. Necesitaba saber cuán de cierto había en ese “te quiero”. ¿Se puede querer a alguien en tan poco tiempo? ¿Se pueden poner expectativas en esto? Siempre me pregunto lo mismo. Supuse que, si la cosa viene tan mal, no puede ponerse peor.

El sábado fui a una fiesta con amigos. En Palermo. Demasiado top. Llena de famosos de 2da y mucho gay vogue. Decidí reírme de la situación. Decidí divertirme y dejar de pensar en cuántos voy, cuántos me faltan y cuántos necesito para saber si existe o no el príncipe de Disney. Hasta que mi propio experimento me tocó la espalda dos veces:

Reunión en el baño 1: (lavandome las manos) El regreso de los muertos vivos

Ricky Ricón Jr.

“¿Estás sobrio?”

Juanjo

“Sí, estoy con mi grupo de alcohólicos anónimos”

Ricky Ricón Jr.

“No supe más de vos”

Juanjo

“¿Me estás tomando el pelo?”

Ricky Ricón Jr.

“Es que después de vernos, esa noche, salí caminando y me robaron el celu, billetera, todo bah… y no tenía forma de contactarte. No lo iba a llamar a tu hermano, no daba”
Juanjo

“Mirá vos… qué garrón”

Ricky Ricón Jr.

“Pasame tu cel… deberíamos tener una segunda cita, no?”

Juanjo

“¿Podés creer que me robaron anoche a mí? Terrible, andaba en pedo y me afanaron… cuando vuelva a tener celu te llamo, si?”

Ricky Ricón Jr.

“Pero tenés mi num…?”

Reunión en el baño 2: (haciendo pis) Humor poco gourmet

Bruno

“Tenés una cola muy grande”

Juanjo

“Callate pelotudo de mierda! Dejame mear tranquilo!!!”

Bruno

“Juan… que te apures.. se está haciendo cola como la vez pasada jaja”

Juanjo

“Uy Bruno! Puta madre… no te conocí la voz!”

Bruno

“Qué bueno encontrarte aquí… tomamos algo?”

Juanjo

“Ya tomé demasiado… me estoy yendo”

Bruno

“Te acompaño?”

(MOMENTO EN EL CUAL SE SUPONE QUE DEBO HACER LAS COSAS BIEN)

Juanjo

“No Bruno. Gracias. Hoy quiero dormir conmigo”

Bruno

“…”

Me fui a casa solo. Cuando estaba llegando me llamó Santino. Estaba  viniendo. Sobrio, límpido. Fue la mejor noche que pasamos juntos. Quizá sí funcione esto.

Anuncios

8 Respuestas a “Chance

  1. Ojalá que si Juanjo que las cosas salgan como vos lo deseas. Te dejo un beso enorme.

  2. Yo se que estoy yendo contra la corriente sheebs… pero hay que ver qué onda…

  3. Quién sabe… en una de esas… lo que no cabe duda es que va a ser toda una experiencia

    pd: me gustó el chiste de “que cola grande que tenés” jajaja

  4. Ojala funcione. Un beso.

  5. hay que creer en la gente…. ..lamentablemente es uno en un millon el que no noes defrauda… pero…
    saltá que del suelo no vas a pasar.

  6. A mi me toco confiar… yo lo pedi de forma un poco mas violenta que dejara de consumir ciertas cosas…. y confio en que es asi… y uno puede querer a alguien en muy poco tiempo, y tmb enamorse en menos tiempo tmb… si quieren catedra de estos temas comunicarse conmigo

  7. Vos me parece que estás de levante agustin! jajaja. No me robes objetos de estudio, querés?

  8. Los alemanes tienen una frase que me encanta una vez es ninguna vez/no vez según como lo traduzca, implica que no hay segundas chances para nadie y he aprendido que es así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s