La cagamos

A las 6 de la mañana Juan José Torlo estuvo de senda joggineta, desayunado y gafas ray ban à la James Dean esperando que Santino lo pase a buscar. Y me refiero a estar esperando en la puerta como Max (mi perro) me espera cuando quiere salir a hacer sus cosas. Nunca estuve tan excitado a esa hora. Quería que apareciera “mi” muchacho y me llevara al templo sagrado de Leandro. Y equivocarme cuarenta veces de posición, para que me acomode suavecito otras cuarenta veces. Es oficial: una vez que lo vi, me enamoré de Leandro (exagerando, claro).

Eran las 6:15 y Santino no aparecía. Y, más allá de mi sobre estímulo para estar despierto y rozagante a esas horas de la madrugada, la verdad es que mucha gracia no me hacía estar esperando. Se supone que la cosa era efectiva con este chico. Y que esto de las clases de cualquier cosa new age eran más que un compromiso. Y que se lo tomaría en seri…. En medio de mi berrinche sonó el portero. Era Santino dormido.

Santino

“¿Me abrís Juanito?”

Juanjo

“No!!! Bajo. Que llegamos re tarde!”

Santino

“Abrime. Vamos a la camucha…”

Juanjo

“¡¿Qué camucha pelotudo?! Dale, ponete las pilas, que esto casualmente a mí no se me ocurrió. La idea fue tuya, hacete cargo”

Santino

“Pero arrancamos bien el lunes, si??? Dale???”

Juanjo

“Ya bajo”

Y bajé hecho una furia. Lo quería asesinar. Pegarle la cara contra la puerta de entrada. Marcarle el OHMMMM en la frente a piñas. ¿Cómo íbamos a plantar a Leandro (…Leandro…) tan nefastamente?

Juanjo

“¿Vos me estás tomando el pelo?”

Santino

“Bueeeen díiiiiiia”

Juanjo

“Buen día las pelotas! Dale, vamos”

Santino

“Pero ya le mandé un mensaje a Lean…”

Juanjo

“¿Vos me estás viendo?”

Santino

“…. ¿Jodiendo?”

Juanjo

“No, no! VIENDO. Me puse una joggineta! JOGGINETA para esto. Me acabo de levantar 3 horas antes de lo que me levanto usualmente. ¿Y vos decidís tan arbitrariamente que no vamos?”

Santino

“Ya está. Te prometo que el lunes arrancamos como se debe. ¿Vamos a la camucha un ratito?”

Juanjo

“Estoy de mal humor. Sabelo. Y es viernes. Más vale que hagas mérito…”

La cosa mañanera, al final, tuvo su lado bueno (excelentísimo). Me da miedo el finde…

Anuncios

6 Respuestas a “La cagamos

  1. jaja! un aplauso para santino! muy buen cambio de planes…

  2. aunque… no se si me copa la palabra camucha… es mas… me de un poco de rechazo.-..

  3. A mi no me levantan ni a palos a esa hora al pedo sin correr el riesgo de desatar una tercera guerra mundial.

  4. Lo cago a trompadas y dsp lo violo asi de simple!

  5. na! no hay manera! lo dejo en mi casa y me voy a hacer yoga…
    a la vuelta se vera, llegando un poco, solo un poco tarde al job.

  6. Me acaban de hacer notaar que tu forma de escribir y poner las cosas se parece mucho al de ciega a citas… y si! se parecen! serás la misma mina? naaaaa… no puede ser tan grosa la mina esa 😀

    igual no me importa, la historia esta copada, sea real o no 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s