Matapelotudos

Martina

“Qué bueno que vinieron chicos, para Javi es importante que estemos todos”

Juanjo

“El marido de mi hermana no tiene familia, está so lo… no mamá, no papá, ok?”

Bruno

“Entiendo Juan! No soy un tarado!”

Martina

“Okay! Qué fogoso este tano Juani!”

Bruno

“Jajajaa… me gusta esta chica! Linda ragazza!”

Juanjo

“Bueeeno, la cortamos con la flores…”

Martina

“Tonto”

Nos sentamos directamente a la mesa. Obvio, habíamos llegado tarde. Bruno no se molesta con mi impuntualidad, así que seguiré insistiendo con que es el amante perfecto. El cumpleaños de mi cuñado es la muerte hecha festejo. “FESTEJO”. Un embole anual disfrazado de buenas intenciones, lleno de frases incompletas y sobrecargado de metáforas con respecto a su ausente familia (dejaron de tener contacto con él hace 15 años, cuando lo tiraron en lo de su abuela y nunca más supo de su madre, padre y hermano mayor). El problema con Javier es que uno no puede ser empático con él, porque te ataca como un perro rabioso. Creo que solo mi hermana con cierta pedagogía logra que ese muchacho sea un poco humano. Está terriblemente enojado con la vida, lo cual es justo. Pero la vida no le manda un telegrama pidiéndole que se la agarre solo con ella y no con el resto de los seres vivientes que le rodeamos.

Entonces cada 17 de febrero es la misma puta historia. Martina gasta cientos de pesos persiguiéndonos por teléfono a mí, a Tomás, padre, madre y respectivas parejas para que le sostengamos la alegría a su huérfano marido. En un adolescente lo entendería, pero en un tipo adulto, no. Me es imposible. Que me cuelguen o crucifiquen: no lo  en tien do.

Siempre Martina saca un tópico para que todos empecemos a pelear y así hacemos ruido, después alguien se ríe de alguien y así va la cosa… nadie se da cuenta que él no hace más que mostrarnos su dni para reafirmar que este es su día de natividad.

Martina no es buena cocinera, pero hace lo que puede. Y hoy se lució con un lomo al verdeo y una papas congeladas que nunca se terminaron de descongelar. Pero es la tierna Marti, no puedo decirle nada. Ahora, “Javi” si puede. Y lo hace de hecho.

Javier

“Ya vas a servir el postre?”

Martina

“eh?… ahjaje”

Javier

“Estas papas parecen helado de papa!”

Martina

“Uy, bueno… las que están muy congeladas las apartan… y listo”

Madre

“Listo! Eso!”

Javier

“Hay que ser un poquito pelotuda… alguien se acuerda que el año pasado hizo lo mismo?”

Tomás

“Seeeh… no es novedad….”

Ricardo

“Está muy rico Marti… la carne super sabrosa, eh?”

Javier

“No tienen que mentir… pedimos comida?”

Martina

“jeje… ay Javi! Es terrible! Separen las papitas, separen”
Javier

“No es gracioso… otro cumpleaños más sin saber de mi familia y vos, ni siquiera podés hacerme una buena cena”

Juanjo

“Bueno lindo… calmate… ahora soplás la velita, te cantamos y todos contentos”

Javier

“Claro… para vos es fácil”

Juanjo

“Ay Javier…dale… ponele onda. Martina, COMO TODOS LOS DIAS DE SU VIDA le pone la mejor onda…”

Javier

“Si le pusiera onda no me sentiría tan…”

Silencio absoluto… Me colgué mirando un pedacito de hielo en la papita redonda y cuando volví en mi, me pareció escuchar que la insultaba a mi hermana…

Juanjo

“¡¿A QUIEN LE HABLAS ASI FORRO?! TODAVIA NO TE PERCATASTE QUE TUS VIEJOS TE DEJARON POR PESADO Y PELOTUDO, INUTIL, SOBERBIO, CRITICON, SOZO, ABURRIDO, BURRO, MONOTEMÁTICO, MONOCORDE, Y EXTREMADAMENTE FEO?!!”

Javier

“Pero por qué no te callás pedazo de puto mal co….”

Y en ese momento no me contuve. Hago mal. Se que hago mal, se que me estoy por cagar la vida… pero no me importa, es por Marti, la dulce Marti. No te tolero hijo de puta, tenés que desaparecer como tu familia. Agarré el cuchillo con el que estaban cortando el lomo, corrí hacia él y se lo clavé con fuerza. Violencia. Como un animal. Con asco. Forro. No mereces respirar. Te detesto y tenés que morir. Por mi hermana. Enfermo. Se lo clavé una vez. Y otra y otra. En el pecho y en el estómago. Pedante. No merece esta vida. Ni otras. No la merece a ella. Aunque llore y me pregunte a gritos qué hice. Aunque mi madre se desmaye de la impresión y mi hermano me grite que estoy loco. Estoy salpicado con su sangre y me relamo… quiero que siga convulsionando… que me mire con esa cara de cordero degollado y sentir a mi madre diciéndolo…

Madre

“Corderoooo”

Ricardo

“Sí, cordero”

Martina

“Sabía que iban a traer el pan B… son terribles, eh? Gracias mami ¿no es el cordero que sobró del domingo?”

Bruno

“Eh! Juan! Hola?! En qué pensás? Estás bastante colgado vos! ¿te sirvo?”

Tomás

“Hey! Puto… volvé!”

Juanjo

“Uh.. perdón… me colgué pensando en el momento de la torta”
Javier

“Ay! Quiere cortarla como una quinceañera!!!”

Juanjo

“Mejor no”

Y me quedé tieso, mirando como hablaban de cualquier cosa. Me doy miedo.

Anuncios

13 Respuestas a “Matapelotudos

  1. Che, vos posteás en mi horario favorito!

    Yo que tu hermano no cocino nunca más para su cumple! (menos si me salen las papas congeladas).

    Y sobre el novio… no se… yo me la pasaría burlándome de él y restándole toda la importancia a su problema. (Asi suelo meter la pata en esas reuniones XD )

  2. Pobre Martina, es un embole remarla sola. Un abrazo Juanjo y contené a tu demonio.

  3. Cómo te entiendo!!!
    Me haría un baño de inmersión como la Nannis, pero con su sangre, y sin re mordimiento alguno, regocijándome de asco… O asqueándome de regocijo…

    Me entristece mi hna. Me consuelo pensado: “Si es lo que ella eligió…”
    Eso sí, si ELLA lo eligió, que ELLA se lo banque.

    Templanza, Juan.

  4. Los amo…. los a mo! (Le conté esto a un amigo… (…me mandó a terapia)

  5. ¡Tu falta de putez en esta situación me asombra! ¿Dónde fueron los comentarios maliciosos a media boca que merecían la situación?

  6. (es la forma socialmente aceptada de sublimar la justa psicosis de la situación)

  7. Me colgué… no pude, te juro. Y cuando volví en mí, no podía creer que pensara en ello. Se sintió muy real.

  8. uy
    a mi me pasan cosas asi
    creo que estoy realizando el acto heroico de mi vida que nunca me animé, hasta queme doy cuenta de que estoy tildada y la gente me esta diciendo “hey nena, qué hongo?”
    por si te lo preguntabas, no estás loco.
    mi terapeuta me dijo que no estoy loca porque me pasan esas cosas, de hecho me dio el alta la semana pasada y esos flashes lossigo teniendo.
    hasta te diria que es sano. poruqe no se esi hubiera sido muy genial la parte en que terminabas de acuchillarlo y a) tu familia te mandaba preso forever o, b)tenias que esconder un cadaver (pedazo de aventura esa!)
    un beso torlo, que bueno que ahora estamos de amigos en facebook
    mua

  9. Mi ausencia es vocacional.

    Aclarado esto prosigo:

    Mi buen J.J. muy oscuro eso, pero mirá, si Lars Von Trier después de 3 años de internación volvió con una peli como anticristo. Podemos definir que el miedo que te das es solo el mismo miedo que da la humanidad con su realidad pura.

    Per le tente pedemes decer que te tede been.

    Un abrazo gigante galán de los mil amantes!

  10. a mi me sucede a menudo, pero le hago saber a la/s vícitmas de mis futuros asesinatos que eso sucederá sino me deján de bardear… Da resultado declararle a un forro que lo vas a masacrar…

  11. La de veces que le hice eso a mis padres en año nuevo y navidad, mentalmente los asesiné tantas veces, era lo único que me sostenía cuerdo.

    Contás con mi empatía absoluta.

  12. me paso me paso con mi hno claro esta… es muy placentero!

  13. Ahh me pasa seguido!! mataria con tanto placer al padre de mi hijo!!!!, lo haria q sufra como condenado!!!! cada dia q pasa me dan mas ganas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s