Cómo perder a un hombre en 15 días

Resulta gracioso, pero luego de años de terapia, luego de larguísimas charlas con amigas/os, luego de tantas experiencias en el terreno de la frustración, luego de pasar por todo lo que he pasado en el antes y después del imbécil de mi (ahora) ex no puedo dejar de sorprenderme con algo que me percaté en la noche de ayer. Y de lo que casi soy víctima (y victimario) de nuevo.

Un patrón. Mi propio patrón. Yo creía que me había manejado de manera bien diferente con cada persona con la cual estuve. Que, si alguien realmente me gustaba, montaba un escenario diferente para que no sintieran que estaban ocupando el lugar de otro que vino antes. Y que luego, una vez más o menos establecidos, daríamos lugar a ser tal cual soy. Pues esa siempre fue la idea que tenía en la cabeza. Resulta que no. Bienvenido a la realidad. En la praxis más cotidiana, mis ideales quedan, justamente, en la esfera de lo ideal. Con nadie me comporté diferente. Y, he aquí la sorpresa, (en su mayoría) nadie se ha comportado de diferentes maneras conmigo. Cada puto que conocí y me interesó repitió de manera maravillosamente coreografeada los exactos mismos movimientos que el anterior interesante caso homosexual. Y no es que sean delirios míos. Para asegurarme de la arriesgada teoría, en la noche de ayer no dispusimos a tomar un vino con Ine y Ale, que son los principales testigos de mis crímenes, y cotejar un caso con el otro, para encontrar coincidencias y similitudes. Y sí, el famoso patrón existe.

La Teoría de los 15 Días
Increíble: reproducen una serie de movimientos con el paso de los días, luego de conocernos, que lo dejan a uno pensando si ese no le avisa por teléfono al otro lo que tiene que hacer. Como una azafata te dice en el avión como salvarte o dejarte a morir feliz en el medio de una emergencia.

La cosa es así:

1. Conocés a un puto (cualquier medio es posible, la internet fue fuente de alimento por mucho tiempo) (así que tomaremos de ejemplo un caso sacado de esta última). El puto se suma a alguna de tus redes sociales (feisbuc, emesene, tuiter, señal de humor, paloma mensajera…) y comienzan a conocerse tímida pero intensamente.

2. En el proceso de conocimiento el puto cree que sos maravilloso. Aproxima deseos de un encuentro feis chu feis, para terminar de convencerse (pues uno ya sabe de qué va… siempre el problemático es el otro, a saberse).

3.  El puto cree que definitivamente hay que conocerse. Se encuentran por fin. El puto es lo que nos esperábamos, y él piensa lo mismo. Hasta (en algunos casos) lo dice. El encuentro es maravilloso, vos hacés comentarios inteligentes, graciosos, exquisitos. El puto de alguna manera se siente un poco intimidado por tu manera de hablar, pero deja entrever que está todo más que bien. Y que le estás encantando.

4. Quieren jugar a ser sutiles y no les sale. Terminan besándose. Así y todo no queda bonito (después de tanto protocolo) ir a garchar como chanchos, así que prefieren dejar la revuelta sexual para otro momento. Los dos vuelven a sus aposentos calientes pero recubriendo los calores con mensajes de texto salidos de las manos de Carrie Bradshaw. (Alguno de los dos se va a arrepentir de lo que está diciendo. Pero ese es otro tema futuro.)

5. La semana transcurre adolescente. Mensajes y llamadas que confirman que un nuevo romance puede estar en puerta. El puto dice que sos maravilloso, que te adora (hubo casos en los que utilizamos el verbo “querer”) (sí… miedo), que le alegras sus días, que le cambias el humor, que le encanta hablar con vos, que está feliz de tenerte en su vida ahora y hace la (estúpida) pregunta “¡¿sos siempre así?!” todo el puto tiempo. Como si uno se estuviera comportando complaciente solo porque es un puto desconocido. ¡Pues claro que soy así imbécil! (Me fui… perdón).

6. Como estamos en la primera semana, amerita que sigamos con el histeriqueo, pero vamos más allá: nos permitimos un par de encuentros rápidos, porque nuestras agendas están apretadísimas. Y porque evitamos la intimidad. No se sabe por qué, pero la evadimos hasta nuevo aviso. El puto es histérico, pero a vos te encanta.

7. Casi termina la primera semana y lo evitable se vuelve inevitable: por fin concretan el tan apasionado encuentro. Atención a esto: no depende de que tan bien te portes, o que tan bien se porte él. De cualquier manera todo lo que sigue tiene que pasar. Yo creo que al momento se le ponen tantas expectativas, que termino prefiriendo garchar de una y al diablo con el diablo. Pero los tiempos mecánicos y los tiempos orgánicos a veces se confunden. Y una cosa termina funcionando como la otra.

8. El encuentro dio lugar a una intimidad inesperada. Los dos sienten algo. Pero no ha lugar a decirlo. Y si se dice algo, es sabido, se crucifican por un tiempo. En el caso “””hipotético””” que venimos tejiendo, hubo palabras. Y si hay palabras, ufff… no hay vuelta atrás, se está preestableciendo un contrato (social, moral… lo que se prefiera, hay algo implícito) que te ata al otro, sin quererlo.

9. Entre el octavo y el noveno día tu vida se vuelve una especie de limbo (tu vida amorosa, claro… tampoco es que uno es Nicole Kidman en alguna película épica y anda dando la vida por un desconocido) (me pregunto por qué se me vino Nicole Kidman a la cabeza…).  Acá es cuando aparece el caos dentro del orden que lleva este procedimiento de mierda. La segunda semana es lo peor. Se invierten los roles y si hasta el día de la fecha el puto venía llenándote de mensajes, mails y llamadas, ahora sos vos quien pasa a tener esas actividades. Empezás a sacarle lo mínimo positivo que podés encontrarle a un vínculo que no existe y que es absolutamente negativo. No te podés relajar, justamente, porque el otro te puso en un estado alterado que dista de la normalidad. Entonces, si te piden que te relajes, no puedo dejar de preguntarme ¿por qué todo no puede ser relajado desde un comienzo? si la otra persona decide ponerte en el olimpo de sus pelotudeces y conflictos diarios, te erige como el Žižek analista de sus nimiedades cotidianas ¿por qué es uno el que debe estar relajado? ¿desde qué lugar uno debe relajarse y con qué propósito? (sí sí… estoy escribiendo esto RELAJADISIMO).

10. Finaliza la segunda semana y, pisando los 15 días, uno pasó de ser alguien maravilloso, elegante, inteligente, cuidadoso, cariñoso y adorable a la protagonista de “Misery”. Así. Sin solución de continuidad. No es subjetivo, no no señor. Hasta tus amigos te empiezan a observar con esa mirada que va del miedo a la lástima.  Y el puto en cuestión, misteriosamente, está ultra ocupado, no tiene tiempo para nada, se le acabó el léxico “Los puentes de Madison” y no te larga una flor ni amenazándolo. Conclusión: el día 15 te diste cuenta que, en un juego de roles, él tomó el poder. Sabe que el irresistible no eras vos, sino él. Y qué, ahora, solo él maneja los tiempos. El día 15 es el día internacional de la resignación, de la bandera blanca, del baje de brazos. Es el peor, pero supongo el más sano. Y sí nos ponemos rebuscados hasta te diré que es más sano que el día 0.

Mañana seguiremos con la programación. Por si queda alguna duda: JP está oficialmente fuera de juego.

Anuncios

15 Respuestas a “Cómo perder a un hombre en 15 días

  1. oooooooooooooooohhhhh que maaaal
    pero me parece que la lapida nececesaria de esa tumba(que descande en paz JP) es meterlo en la clasificacion, tomar distancia… no te olvides…ahora volvio a ser solo otro objeto de estudio

  2. Ah pero que hijo de puta deprimiendo a la población homosexual! Que bonito eh!

  3. Suele pasar cuando encubrimos nuestra debilidad haciéndonos pasar x alguien cool, por suerte yo he desarrollado un olfato que me hace descartar en una cita.

  4. Me encantó.

    posta

    Que lo último que me pasó sea casi igual a eso, en especial el final, me mató. Núnca lo pude haber escrito mejor.

    Y en parte me da más punto para no sentirme TAN pero TAN pelotudo y creer que todo estuvo en mi cabeza como algunos me quieren hacer creer.

    Genial. Lo publico en mi face .

  5. Elaborate uno que explique la posición del otro XD…. que siempre se lavan las manos y quedan como buenos

  6. (tranqui made… de ahí se desprende la tipificcación) 😀

  7. perdón, borra el comentario de “elaborate” ya que no podés hacerlo si no estuviste nunca en la otra posición

  8. esto me pasa por no poner F5 antes de hacer otro comentario 😛

    Perdón 🙂

  9. Jajaja… cómo dicen estos pelotudos: RELAJATE… o su versión palermitana “relaz… teiquerisi”

  10. Está bien que cada uno, tenga su forma de ser, su patrón ya elaborado… pero.. yo probaría INTENTANDO CON TODAS MIS FUERZAS no ilusionarme con cada uno, sino tomar las situaciones muy frivolamente, sobre todo despues de este análisis, y disfrutar del momento!! (teniendo casi la certeza de que va a terminar…)
    Y bueno, es mejor saberlo de un principio!!

  11. Yo rara vez los dejo pasar del encuentro, huyo antes, tu tipificación es tétricamente exacta, yo por algo le huyo al sexo, me los imagino con hongos, siempre sirve para no tocar nada ni que te paguen.

    Jajaajajaja.

  12. mira, la verdad pongo anonimo por q no tengo un blog, pero soy amigo de german (madeblue) asi q cualquier cosa contactame si queres, pero me parece q estas mezclando la cosa, y todos asi lo hacen, en 15 dias uno no puede engancharse tanto de una persona, si lo hace una vez aprende la leccion, 15 dias incluso es poco para conocer a alguien realmente, si pensas q en 15 dias conociste a alguien y quedaste como un pelotudo, me replantearia si tengo el criterio suficiente para juzgar a alguien. muchas personas pueden tal vez, otros no, y si una o dos situaciones no te sirvieron para darte cuenta q no sos criterioso con ese tema, no se q necesitas para saberlo.
    el otro no se lava las manos, creo q uno se vuelve obsesivo, pero el otro no se lava las manos, simplemente pierde interes ante la locura ajena, y el titulo de la nota no seria “como perder un hombre en 15 dias”, sino decir “como un hombre se va desp de un garche” .. a mi me a pasado, y aprendi de la leccion, felizmente estoy de novio hace casi 4 años, pero me da la sensacion a q hay mucho resentimiento dando vueltas con respecto a tu blog, y q es mucho mas facil hecharle la culpa al otro, diciendo q es un garca etc etc, a hacer un mea culpa, y reconocer q el pelotudo es uno, y q tal vez, solo tal vez, el q hace cosas sin darse cuenta, y las hace mal, es uno mismo, no el otro…

    toma mi consejo si queres, pero uno no pierde a un hombre en 15 dias, uno se pierde a si mismo en estas situaciones, y no puede ver lo realmente escencial, y se transforma en algfuien q no es… y no todos mandan mensajitos, no todos postergan el polvo, no todos idealizan y mandan un te quiero… uno idealiza cuando esta necesitado, y si en 15 dias pensas q te pelotudearon y bla bla bla, idealizate a vos y no al otro…

    y german la puta madre q te pario, no puedo creer q hagas semejantes pelotudeces, no tenes 15 años, ya tenes 27 casi 28, deberias saber como funcionan estas cosas, y q en una relacion, por mas corta q sea, las cosas son de a 2, pasen 7 dias, 15, o 10 años!!!

  13. 😯 Madeblue se llama Germán?!

  14. Juanjo! si! mi nombre es Germán 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s