Café

Es cierto, en general el lugar común es decir “tenemos que hablar”. Es una frase trillada pero efectiva. Y solidaria, sobre todo, pues predispone al otro a algo que se supone le va a sorprender. En los casos que el otro ya se la ve venir, no le modifica la vida en absoluto. Sabe que tienen que hablar, porque hay algo que yace en la esfera de lo silencioso y pugna por salir. En los casos en que el otro no se la ve venir, pues la frase le da una primera pauta: algo se está yendo a la mierda y se lo están por sacudir en la cara. Entonces hay quien se encierra en la negación (un bello mecanismo de defensa que utilizo muy a menudo) y hay quien se prepara para el velatorio, porque una vez terminado el “hablar” sabe que se viene entierro/funeral. Y que el muerto, muerto está.
Yo en eso soy un poquito más decoroso. En lugar de caer en una frase hecha, te tiro otra más porteñamente amable:

Juanjo
“Holaaaaaestebann?”

Esteban
“Juanchopanza! Te estaba por llamar, tenía ganas de ir mañana al Konex a…”

Juanjo
“¿No tenés ganas de tomar un cafecito por ahí?”

Esteban
“¿Ahora?”

Juanjo
“Ahoraa…ahora ahora, bueno… quizá más tarde. Tengo que ir a un colegio palermitano a charlar por una suplencia corta”

Esteban
“¿Porota eso de las seis?”

Juanjo
“Hecho”

Bueno, se supone que una vez congregados en el bonito (y favorito) lugar tendríamos una charla adulta, sincera. Yo expondría mis razones por las cuales creo que el vínculo no va a prosperar, por las cuales elijo querer estar solo de nuevo. Pero claro, Esteban no sabe de todo esto. Y tampoco queremos que lo sepa, pues en la mayoría de los casos que esto ocurrió yo termino quedando como un enfermo mental exhibicionista. De ninguna manera Esteban debería saber que es parte del blog.

Esteban
“¿No querés de mi muffin?”

Juanjo
“No, ese de chocolate mucho no me enloquece… el de banana sigue siendo mi favo… ay… emmh…”

Esteban
“¿Te pasa algo?”

Juanjo
“¿A mí?”

Esteban
“No… a la taza que estás volcando… ¿estás temblando?”

Juanjo
“Ay, qué pavada!… no!”

Esteban
“¿Y ahora qué pasó? ¿Tu ex de nuevo?”

Juanjo
“¿Eh? Nooo! No no… no pasa nada”

Esteban
“¿Seguro?”

Juanjo
“Seguro. Bueno… a seguro…”

Esteban
“Se lo llevaron preso. Qué pelotudo que estás. Estás raro”

Juanjo
“No se de qué hablás…”

Y no le pude decir nada. Hoy no nos vimos. Mañana tenemos una cena con sus ex compañeros del colegio secundario (cosa que me parece de mal gusto y nunca voy a entender… ¿a quién se le ocurre juntarse a comparar cuan miserable está uno al lado de otro?). Me parece que ningún momento es el indicado. Mierda!

Anuncios

7 Respuestas a “Café

  1. Yo quiero saber la razones también! 🙂

  2. o: yo también quiero saber las razones

  3. Huevos, le dicen Juanjo. ¿Te duele más a vos de lo que crees le va a doler a él? Igual hablo por boca de jarro porque no se nada de la relación con Esteban. Abrazos!!!!!!!!!!!!!!!

  4. aaaaaaaaaaaaaaa fuiste a saludarnos!!!!!!!!!!!!!!!!!!! te quiero nene, pasá durante la mañana así charlamos un poco!!!! Abrazos.

  5. Lo de la cena con sus ex compañeros: Patetico, lo del temblor: Alzheimer, lo de tu regreso: alegría moderada. Quiero más puterío, un poco de sangre gay llegando al río che. (la torta demandante)
    Te amo putónnnnnnnnnnn peronista

  6. Decile, mirá puto peronista, se terminó, esto tiene menos futuro y lógica que el peronismo de izquierda… O sino, la más genial:
    – Soy gorila, ¡lo nuestro no puede ser!

  7. Que maravilla !!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s