Archivo de la etiqueta: chat

Madrugadas

Hay una máxima prima cuando dos personas se contactan cybernéticamente: el primer “””encuentro””” c0gnitivo más o menos interesante, se dará pasadas las doce de la noche. Siempre de madrugada. El approach puede darse en horarios varios, pero la conversación mater se desarrolla pasada la medianoche, momento en el que uno puede ser un ser vulnerable y pacífico. O un mostro.

Yo oscilo entre uno y otro. Pero el orco de las pampas (diría un gran amigo mío 😉 ) sale más a menudo.

Estos últimos días  dediqué mis madrugadas a esta vieja red social (el emesene) y, particularmente, al nuevo cuerp…objeto de estudio. Simpático el chico. Bastante, eh? Se llama Gustavo. Tiene 29. Es administrativo (igual que yo). Es malo, muy malo. Tiene un humor negrísimo. Terriblemente ácido. Es de los que dicen “no salgo mucho a boliches del ambiente”. Sí, dice ambiente. Tiene prejuicios, sí, más que yo.  Pero de repente, parloteando a altas horas de la madrugada, no es problema eso.

Es divertido Gustavo. Muy. Me levanta la jornada.

La conversación de ayer siguió la línea que veníamos trayendo, pero al ser el mundo tan pequeño, apareció la maravillosa coincidencia. El cuerpo compartido, no? Lo que justifica a aquellos que califican con “ambiente” y “no-ambiente”. Pisamos el palito, con una pregunta colgada y una respuesta rápida:

Juanjo
“che… y hace mucho que andás solo?”

Gustavo
“Dos años más o menos… pero hace unos meses curtía con un pibe”

Juanjo
“Claro, nada serio…”

Gustavo
“Claro, nada serio. Pero había como una continuidad. ¿Viste que garchás bien y no te importa mucho armar una relación?”

Juanjo
“Sí… bueh…. según”

Gustavo
“Bueno, lo que pasó con este es que tenía novio… y después, cuando se separó  (porque le descubrió unos cuernos), se quedó a vivir en lo de su suegra, y empezó a salir con un pendejo… una cosa conflictiva. Tipo bola de nieve”

Nuevamente mi (ahora) ex, la volvió a cagar. La volvió. Volvió, bah.

 

Anuncios