Archivo de la etiqueta: investigación

Madrugadas

Hay una máxima prima cuando dos personas se contactan cybernéticamente: el primer “””encuentro””” c0gnitivo más o menos interesante, se dará pasadas las doce de la noche. Siempre de madrugada. El approach puede darse en horarios varios, pero la conversación mater se desarrolla pasada la medianoche, momento en el que uno puede ser un ser vulnerable y pacífico. O un mostro.

Yo oscilo entre uno y otro. Pero el orco de las pampas (diría un gran amigo mío 😉 ) sale más a menudo.

Estos últimos días  dediqué mis madrugadas a esta vieja red social (el emesene) y, particularmente, al nuevo cuerp…objeto de estudio. Simpático el chico. Bastante, eh? Se llama Gustavo. Tiene 29. Es administrativo (igual que yo). Es malo, muy malo. Tiene un humor negrísimo. Terriblemente ácido. Es de los que dicen “no salgo mucho a boliches del ambiente”. Sí, dice ambiente. Tiene prejuicios, sí, más que yo.  Pero de repente, parloteando a altas horas de la madrugada, no es problema eso.

Es divertido Gustavo. Muy. Me levanta la jornada.

La conversación de ayer siguió la línea que veníamos trayendo, pero al ser el mundo tan pequeño, apareció la maravillosa coincidencia. El cuerpo compartido, no? Lo que justifica a aquellos que califican con “ambiente” y “no-ambiente”. Pisamos el palito, con una pregunta colgada y una respuesta rápida:

Juanjo
“che… y hace mucho que andás solo?”

Gustavo
“Dos años más o menos… pero hace unos meses curtía con un pibe”

Juanjo
“Claro, nada serio…”

Gustavo
“Claro, nada serio. Pero había como una continuidad. ¿Viste que garchás bien y no te importa mucho armar una relación?”

Juanjo
“Sí… bueh…. según”

Gustavo
“Bueno, lo que pasó con este es que tenía novio… y después, cuando se separó  (porque le descubrió unos cuernos), se quedó a vivir en lo de su suegra, y empezó a salir con un pendejo… una cosa conflictiva. Tipo bola de nieve”

Nuevamente mi (ahora) ex, la volvió a cagar. La volvió. Volvió, bah.

 

Anuncios

Septiembre

Por varias razones Septiembre siempre a ha sido el mes que más detesto en todo el año. Septiembre siempre a tenido cumpleaños de gente que no quiero, el día del maestro (mi madre me obligaba a llevarle un regalo a mis maestras del primario…) (…y del secundario hasta que comencé a negarme), el día del estudiante (festejar por una obligación social… ¡por favor!), el día de la primavera (AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHGGGG… se me pone la piel de pollo de solo pensar en esas tardes yendo a los lagos de Palermo, ha ser picoteado por mosquitos, a comer sanguches provenientes de un tupper que nunca era el que te había dado tu madre, a tomar alguna bebida alcoholica caliente) (sonó a evangélico lo último) (lo borran, por favor).  Septiembre es una mierda. Sobre todo por una puta razón:

ESTA ESTIGMATIZADO COMO EL MES DEL ROMANCE, DEL AMOR, DE LAS FLORES, DE PELOTUDA/OS BESUSQUEANDOSE EN LAS PLAZAS, CAMINANDO DE LA MANO MIENTRAS EL TIMIDO SOL LES ALUMBRA SUS CARAS DE PELOTUDOS Y CADA TANTO HACEN UNA PAUSA PARA DARSE UN ABRAZO PELOTUDO Y SEGUIR CAMINANDO HACIA SUS PELOTUDAS CASAS DE PELOTUDOS ENAMORADOS.

Me enferma Septiembre. Me pone mal. Desde los primeros días ya estoy proyectando cómo pasar a Octubre sin sufrir. Sin pensar en fechas fijas. En fechas patrias (una) (ja!) En pajaritos + flores + manteles cuadrillé.

Este mes se supone que debería ser un mes fuerte con respecto a la investigación. Este fin de semana decidí encerrarme en casa e intentar recomponerme de la duda existencial (iba a poner metódica, pero suena cruel) que me provoca (en presente, léase) la ruptura con Esteban.

Planificaremos, dentro de los posibles, algún tipo de estrategia para tener un mes fructífero sin caer en ninguna trampa melosa, romántica, primaveral ni amorosa. No me puedo enamorar. No ahora.

¿Aunque la gracia no es que eso suceda?

Libreeeee

Hacemos referencia a la canción. No así a la alegría que en sus estrofas envuelve. La canción me parece horrorosa. Estar libre, ahora, también.

Sí, tengo alguna especie de desorden mental. Una patología extraña de inconformismo (si anda algún psicólogo dando vueltas del otro lado pido por favor se me analize). Hasta la semana pasada creía que todo con Esteban ya estaba dicho. Explicación de los hechos:

  • La semana pasada (en realidad la otra) (bueno, en realidad desde que cené con los chicos) me percaté que tenía colgado el blog, y que necesitaba un poco de espacio para (al menos) darle un cierre a todo esto. Mis amigos sugerían cierre inmediato. Yo creí que no era tiempo para tal cosa.
  • La semana pasada Esteban comenzó a ponerse demandante. En buenos y hermosos términos, pero demandante al fin. Haciendo resúmen de lo que venía siendo el vínculo, me paré sobre lo más sensato de mi persona y creí que no debía seguir con la relación. Sin importarme el otro.
  • La semana pasada hice que alguien llegara a tener los ojos vidriosos (odio ese término, pero es bien descriptivo). Alguien a quien, de alguna manera, quiero.
  • La semana pasada dejé en claro que necesitaba estar solo.
  • Esta semana creo que no hice lo que debía.

Deber/poder….. Tener…. Mierda.

Me pregunto si era Esteban quien ratifique o rectifique la premisa original.

Orgullo y Pre-juicio

Estoy en la oficina a intentando rememorar la noche de anoche. Pero a decir verdad, tengo demasiado trabajo como para explayarme.

Solo diré que, en medio del Acto del día del Orgullo, encontré a un nuevo objeto de investigación.

Lo complicado del caso es que voy a tener que trabajar demasiado. Solo se de su entorno. Pero no se: qué hace de su vida, ni su teléfono, ni su mail y, básicamente, no se quién carajo es, pues ni siquiera tengo su nombre. Así que, dado que su belleza y simpatía me dejaron impactado, comenzaré a hacer trabajo de campo en el día de la fecha.

Hoy hay cena en la casa del Niño Pez, que quedó solo porque Estela la Zorra se tomó vacaciones y se fue con su hermana… a ver el mundial a Sudáfrica! Así que aprovecharé para debatir futuros pasos con mis amados amigos. Y empezar a juzgar que es lo que debe ser de todo este experimento.

Mi jefe me está mirando fijo. Sabe que no estoy haciendo lo que… ahí viene. Mierda! Me reporto mañana!

Lluvia

Me cago en la puta lluvia. Solo un infradotado como yo sale de paseo haciéndose el Gene Kelly, sin paraguas (no me gustan), sin piloto (si me gusta, pero me lo olvidé) y se va a visitar a un amigo y nunca le pide que suba la temperatura del aire acondicionado.

O sea: mi estado es calamitoso. Otra vez lunes queriendo que sea viernes. El fin de semana fue productivo y divertido. Reapareció gente, era sabido. Un viejo amante, un actual amante, un futuro algo.

El Jinete Sin Cabeza

Esto está muy mal. Pero muy mal. Maaaaaaaaaaaaaaal. Son las 10 am, acabo de llegar al trabajo todo despeinado, con olor a cigarrillo, desaliñado (bah), con un dolor de cabeza garrafal y una nariz de payaso en el bolsillo (?).

Me reporto a la noche. Me he portado mal mal mal. (¿Cuántas veces puse mal?). Pero, dado este espacio, puedo decir que he hecho mucho trabajo de campo. Avanza la… (iba a poner ciencia, madre de dios!!).. la cosa esta.

(…y no le puedo echar la culpa a Arjona) (fuck).

El Puto Adolescente

Que no se malentienda de entrada: sí, la tipología implica un período de la vida de cualquier se humano, sea puto o no. O sea que, a priori, no estoy diciendo nada nuevo. Y con esto digo que no voy a hablar de aquel puto pequeño, que cree que se va a llevar al mundo por delante, que puede molestar a cualquiera con su putismo y que cree que Lady Gaga es una orginalidad y que esa señora que se hace llamar Madonna la está copiando. No. No voy a hablar de esos pequeños mostros.
Llamaremos “Puto Adolescente” a aquella clase de puto que no se ha percatado, pasados sus años púberes, que su adolescencia ya no lo justifica. Que sus actos pisan la ridiculez, por no concordar estos con los números que figuran en su DNI. El puto adolescente no ha caído en la cuenta que sus años mozos han caducado. Es ahora que discurriremos en ello para que le haga un favor a la sociedad, y se empiece a comportar como debe.
De cuando el puto sale a bailar.
Yo siempre he ido en contra de la corriente: mientras muchos creen que hay una edad límite para salir a bailar, yo creo que toda la vida. Y creo que si un lugar dicta que su público debe ser de cierta mayoría de edad, el límite no existe. Con lo cual, que el Puto Adolescente salta no es problema. El problema se encuentra en:

  • Cómo viste (el PA no se percata que las musculosas ya no le sientan bien y termina por verse como el verdulero del barrio)
  • Cómo se comporta (ingiere alcohol mas de la cuenta y termina bailoteando entre reales adolescentes que lo miran asustado, intenta levantarse a un niñito que podría ser su nieto, saca sus armas de seducción a flote y termina hundiéndose)
  • De qué cosas habla (pasa toda la noche diciendo que el vió nacer el boliche, de hecho él iba a bailar ahí cuando se llamaba de otra manera, de hecho el vió cuando lo estaban construyendo, de hecho el vió cuando demolieron el hipermercado que había antes, de hecho…)

El PA de una u otra manera siempre termina provocando vergüenza ajena. Visualmente ya es terrorífico, cruzarse con él es el doble. Tiene tendencias cholulas. Puedo apostar que el 89% de los Putos Adolescente de esta ciudad se desviven cuando ven a algún/a mediático/a en el boliche o por la calle. Sobre todo si es algún pseudo famoso pasado de moda que les presta atención. Se lo cruzan más de tres veces y ya acusan que son amigos. Y lo utilizan como parte de su plan de seducción “bueno… en realidad eso pasó cuando estábamos charlando con “Montoto de Gran Hermano”… ¿te acordás de Montoto, no?.. Ay! Ganó el segundo gran hermano, trabajó con Cherutti una temporada y es la I MA GEN de una marca de lencería que venden en Once…”
De hecho nos pasó a mí y a Inés no hace mucho. Y fue realmente triste. Estábamos muy chochos declarando “Noche Bizarra” en cierto boliche con nombre de continente. Donde este tipo de Puto se mueve como pez en el agua. Ah! Un punto más:

  • Cuando no asumen su edad y pasan más tiempo en el gimnasio (al cuál solo llaman “GYM” (shimmm) con el mismo cariño con el que dicen “Mamá”) suelen estar mostrando su musculatura brillantes y pringosa como fruta tropical toooda la noche.

Sigo, estábamos ahí, tomando alcohol barato con mi amiga, cuando se nos acerca un PA. Y nos empieza a sacar charla. A decir verdad el tipo no estaba nada más, pasaba los 40 años y se veía muy atractivo. El problemita eran sus brackets, de los cuales declaró estar orgulloso. Ahí detectamos qué clase de puto era:

PA
“Te hacen medio pendejo boludo! Viste?”

Nos comentaba que después del boliche había ”after” en su casa, que estábamos más que invitados y no se que otras cosas más. Nosotros agradecimos sutilmente, dejándole en claro que de ahí, ni bien hiciera efecto el kerosén con Speedy que tomábamos, nos retiraríamos a nuestros hogares. Entonces el PA empezó a insistir.

PA
“Chicos, es una cita obligada”
Juanjo
“¿Sabés qué? Siempre falto a mis obligaciones”
Inés
“Ah, sí sí, tenemos ese problema”
PA
“Son divinos, tienen… o sea boludos TIENEN qué venir”
Inés
“Si dejaras de decirnos boludos un segundo…”
PA
“Todo bien boluda!… pero no saben lo que se pierden…”
Juanjo
“Y fueron felices viviendo en la ignorancia…”
Inés
“Amén”
PA
“Chicos, o sea… va a estar ZULMA LOVATO, BOLUDOOO!”
Inés
“Dios mío…”
Juanjo
“ME CONVENCISTE”
PA
“¿Posta?”
Juanjo
“No, mentira. Y cómo es que esa cosa va a estar en tu casa”
PA
“Nah boludo, yo la conozco desde que no era nadie…”
Juanjo
“Ah… sos un groso vos… mirá, ahí está… allá en la baranda aquella, ¿la ves? Andá y decile que somos sus fans”
PA
“Nah, ahora no dá… tenés que venir a casa… tipo, va a estar re desinhibida”
Inés
“Ahí viene para acá… saludala por nosotros”
PA
“…”
Juanjo
“Zulma!!!”

En ese momento la respetadísima vedette voltea hacia nosotros (estaba con dos seguridad), se frena, nos mira con uno de sus ojos (hay uno que miraba para otro lado), saluda y sigue su camino. Inés se desplomó de risa y yo me contuve por el pobre tipo, que estaba quedando como un perfecto imbécil. Sacando chapa de algo ridículo.

PA
“Lo que pasa es que está re mal de la vista… ahora debe estar saliendo para casa… yo la conozco…”
Inés
“…desde que no era nadie, seh seh…”

Esta clase de Puto, en algunos tugurios porteños, es una institución. De alguna manera, sin ellos, los adolescentes no podrían manejarse con la impunidad que se manejan y aquellos que dejamos de serlo, tomamos conciencia (quizás) gracias a ellos.
Archívese, adviértase, assúmase (señor!).